¿Tu negocio no está aún en redes sociales? 8 pasos para que empieces a hacerlo

Para algunas pequeñas empresas, crear y mantener una presencia activa en redes sociales puede ser un desafío.

Si tienes un negocio o te dedicas al marketing digital de una compañía, habrás notado que muchas veces las prioridades están en otras cuestiones. Al final del día, la contabilidad y la facturación son tareas críticas para la supervivencia del negocio y es posible que haya otras acciones de marketing (como mailing, anuncios en Google Ads, etc.) que se hayan convertido en la principal herramienta para la captación de clientes.

Semana tras semana nos enfrentamos a este mismo reto en Flockler y dejamos en un segundo plano nuestras redes sociales. Irónicamente, nos dedicamos a ayudar a nuestros clientes a conseguir mejores resultados a través de sus canales sociales, y nos enfrentamos al mismo reto  que muchos de ellos, los recursos destinados a marketing (tiempo y dinero) son dedicados a otras actividades.

Empatizo contigo.

Algunos de vosotros incluso afirmáis que "las redes sociales no son relevantes para vuestro negocio y clientes".

Ese discurso no puedo comprarlo.

De hecho, hemos escrito incluso un post en nuestro blog para abordar las excusas más comunes que usan las empresas para no invertir en Social Media. Con más de un billón de usuarios activos al mes en Instagram (sólo en Instagram), las redes sociales son relevantes para prácticamente la totalidad de empresas hoy.

Las redes sociales ayudan a dirigir tráfico a la web y convertirlo en leads. Crear contenidos sociales y mostrar la opinión de otros en tu web te ayuda a que otros posibles clientes compren tus productos. Te ayudan a convertir a clientes potenciales para que compren tus productos y servicios. Te ayudan a alcanzar a otras audiencias similares, hechas a partir de tus propios clientes.

Especialmente, si puedes abarcar una extensión geográfica grande, los beneficios de las redes sociales son indiscutibles.

Sorprendentemente, los potenciales clientes que llegan a nosotros por correo electrónico o vía chat nos dicen a menudo que sus negocios no tienen página corporativa en Facebook ni ningún canal social. Y no estoy hablando solo de emprendedores arrancando en solitario sus empresas, algunas de estas organizaciones tienen decenas o incluso cientos de empleados.

Las conversaciones con nuestros clientes en estos últimos meses nos han inspirado para enumerar 8 pasos para empezar en redes sociales:

  1. Marca objetivos para la presencia de la marca en redes sociales
  2. Define métricas y traquea las acciones realizadas
  3. Determina las audiencias objetivo
  4. Selecciona los canales sociales a utilizar
  5. Define el tono y la voz
  6. Crea contenido atractivo
  7. Planifica un calendario de contenidos
  8. Muestra el contenido social en tus servicios digitales

1. Marca objetivos para la presencia de la marca en redes sociales

Tal y como harías en cualquier otra actividad, deberías empezar este proceso definiendo tus objetivos. ¿Cuál es la razón fundamental por la que vas a tener presencia en redes sociales? Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Alimentar la relación existente con tus clientes
  • Incrementar la conciencia de marca
  • Dirigir tráfico a tu página web
  • Generar y alimentar leads
  • Incrementar ventas

Como ya habrás notado, esta lista va de objetivos más genéricos a otros más concretos como incrementar ventas.

No trato de decirte cuál de estos objetivos es el correcto para tu negocio y no creo que esperes que lo haga. La naturaleza de tus productos y servicios pondrá límite a todas las opciones, y tu elección dependerá del resto de acciones de marketing que ya estés realizando en la actualidad.

En Flockler usamos anuncios en redes sociales para generar y alimentar leads; las herramientas de publicidad nos ayudan a llegar a potenciales clientes, y les ayudamos a través de un flujo de contenidos educativos creado en el mismo blog que estás leyendo en este momento. Para más inspiración, mira nuestra publicación sobre cómo lanzar una campaña de publicidad en redes sociales efectiva.

2. Define métricas y traquea las acciones realizadas

Una vez hayas marcado los objetivos, asegúrate de que sabes cómo medir tu éxito. Los canales sociales proveen de sus propias estadísticas para medir entre otros la interacción o los porcentajes de clics en tu web. Pero, a menudo es incluso más importante medir qué pasa más allá de las redes sociales.

Digamos que estás dirigiendo tráfico a tu página web y además de las métricas de redes sociales te gustaría informar de los datos de tu web a tu jefe. Las métricas típicas para analizarlo es Google Analytics (o cualquier otra plataforma similar) incluyendo:

  • Volumen de tráfico: además de los ratios de clics para una pieza de contenido, ¿hay visitantes recurrentes que han llegado a través de redes sociales en el pasado?
  • Porcentaje de rebote: comparado con otras fuentes de tráfico, ¿están estos visitantes más tiempo en tu web o simplemente entran y salen en un abrir y cerrar de ojos?
  • Tiempo de permanencia y número de páginas por sesión: ¿los visitantes se quedan en la página y visitan varias páginas?
  • Conversiones: ¿los visitantes desde redes sociales descargan tus contenidos, rellenan el formulario de contacto o compran tus productos y servicios? Normalmente, los clientes visitan el sitio antes de comprar, o vuelven después para hacerlo, por eso es crítico mediar las conversiones asistidas también. 

3. Determina las audiencias objetivo

Este punto me encanta - y también es una cuestión en la que es muy fácil equivocarse cuando se empieza.

Tradicionalmente, los profesionales del marketing han creado contenido para grandes audiencias. Los mensajes, por naturaleza, y según el canal usado (por ejemplo la publicidad en radio), han sido muy genéricos y a menudo una copia tras otra de las mejores prácticas de otras empresas.

En redes sociales, y con las herramientas de publicidad de estas, puedes publicar tu contenido a una audiencia muy muy segmentada. Dependiendo del ingreso medio por cliente, puedes crear un volumen ilimitado y variado de anuncios - y editarlos mientras están publicados basándote en su rendimiento.

¿Cómo empezar?

¿Por qué no empiezas hablando con alguno de tus clientes más leales y después creas una audiencia segmentada basada en ellos? En definitiva, te gustaría atraer a otras personas similares a tus clientes más rentables, y entender a la audiencia existente te ayudará en este proceso. Un método de la vieja escuela que ya ha funcionado con tu audiencia es a menudo mejor que una batería de medidas novedosas.

4. Selecciona los canales sociales a utilizar

Si aún no has creado ningún perfil en redes sociales, empieza con lo más obvio. Si tienes un negocio local, Facebook es a menudo la mejor opción. Si tu negocio es visual, como por ejemplo una tienda de artesanía, Instagram será la mejor opción para mostrar tus productos y llegar a nuevas audiencias.

Empieza con uno o dos canales, te será más fácil después añadir otros. Cuando empieces y antes de invitar a tus clientes a que sigan tu perfil, asegúrate de dedicar el tiempo necesario a la creación del perfil con una imagen de perfil, añadiendo información básica como horarios de apertura y publicando contenido inspiracional. El perfil es como la puerta de entrada a tu tienda; ¿entrarías si no hay nada que mostrar y ni siquiera sabes cuándo está abierta?

5. Define el tono y la voz

Otro aspecto crítico es definir el tono y voz de tu marca. Algunas marcas como Innocent Drinks usan un humor que a veces puede ser arriesgado. Algunos prefieren ser más oficiales.

Como regla de oro, elige un tono que resuene entre tu audiencia pero que también esté alineado con la cultura de tu compañía. La elección influirá en cómo los demás ven tu negocio y es difícil (o al menor extraño) cambiarlo. Cuanto más segmentes tus audiencias y productos, más difícil será el reto de mantener un tono y voz.

6. Crea contenido atractivo

¿Contenido atractivo? Suenta tonto decir esto - pero de hecho, tu objetivo es crear contenido que genere compriso, sea últil y se pueda compartir.

¿Cómo decides qué tipo de contenido crear? Todo pasa por tu audiencia y entenderla. ¿Cuáles son las razones por las que usa tu producto? ¿Cuáles son los problemas y retos que tus productos le ayudan a resolver? ¿Qué información encontraron útil antes de comprarlo? ¿Qué tipo de contenido te ayudará a tener éxito y mantener a esos clientes?

A menudo me resulta fácil seguir los consejos sencillos del equipo de podcast de The Fizzle y escribir la historia de alguien que conozco e imaginar cómo mi texto puede ayudar a esa persona a resolver un problema. Y no me malinterpretes, esa persona no es amiga mía y no necesito saber su vida entera. A menudo elijo a uno de nuestros clientes más leales con el que estoy familiarizado.

Para más inspiración, mira estos 13 consejos para crear contenido que sea compartido.

7. Planifica un calendario de contenidos

Ya sea que estés publicando contenido sólo o que tengas un equipo para ello, un calendario editorial de redes sociales te ahorrará tiempo y recursos. Con un calendario de contenidos puedes planificar las publicaciones de un mes por adelantado, y eso asegurará que tus canales sociales no queden parados cuando estés más ocupado. Puede parecer una tarea más pero, créeme, ¡me lo agradecerás más adelante!

8. Muestra el contenido social en tus servicios digitales

Por último, no olvides reutilizar el contenido de redes sociales que has creado y mostrarlo en tus servicios digitales. Heramientas como Flockler te ayudan a automatizar y guardar este contenido de varios canales y mostrarlo en cualquier servicio digital que tengas (página web, app móvil, pantallas digitales, etc.).

¿Por qué?

Aquí algunas razones:

  • El contenido de redes sociales mostrado en páginas web incrementa el tráfico y el compromiso en tus canales sociales. Cuanto más compromiso, más veces se mostrará en los muros de los usuarios. Mostrando el contenido incrementarás además el número de seguidores.
  • El contenido inspiracional incrementa el tiempo de permanencia en el sitio web y para Google esta es una de las señales positivas dentro de sus factores para el ranking de páginas. Cuanto más tiempo pasen los visitantes en tu web (y más bajo sea el porcentaje de rebote), más veces se mostrará tu web en los resultados de búsqueda de Google.
  • El contenido generado por el usuario y las reacciones de tus clientes en redes sociales pueden ser usadas como pruebas sociales en tu web - y esto sin ninguna duda incrementará los ratios de conversión. Creemos en las opiniones y valoraciones de otros consumidores.

¿Buscas insertar publicaciones de redes sociales en tu web? Chatea con nosotros o envíanos un correo electrónico para empezar.

También podría interesarte

10 ejemplos inspiradores para un muro de redes sociales

Un muro de redes sociales reúne y filtra contenido de redes sociales como Instagram, Twitter, Facebook y YouTube. A menudo se muestra en la página de inicio de una empresa, en las páginas de productos de un e-commerce o en pantallas digitales en oficinas, calles o eventos.

Leer más

¿Cuáles son los beneficios de un muro con contenido social?

Un muro con contenido social recopila publicaciones de varios canales sociales en un único lugar y muestra el contenido en páginas web, apps móviles, pantallas y cualquier otros servicio digital. El contenido actualizado en tu web hará que tus productos se perciban como algo fresco e incrementarán el tiempo de permanencia y las conversiones.

Leer más

Crea tu propia plataforma social o trae todo tu contenido a tus páginas web, aplicaciones, sitios de comercio electrónico y otros servicios

Solicita una demostración Empieza tu prueba gratuita de 30 días